01 octubre, 2005

Martín,

Martín y Juan tenían 8. Una tarde de diciembre con el calor húmedo adherido hasta el último de mis huesos caminé las cuadras desde el subte a casa pensando en tomarme una jarra gigante de agua helada, ponerme el traje de baño y splash!!! en la suntuosa pelopincho.
Cuando abro la puerta veo a los muchachos tirados en el suelo jugando con unos autitos, en shorts, descalzos, goteando y cada uno con un ridículo gorro de lana en la cabeza. Levantaron la cabeza, me miraron y se pusieron a llorar como si hubiesen visto al mismísmo diablo.
-¿qué pasa?
- na...da...(a duo)
- por nada no se llora, ¿¿¿qué pasa???
- fue lucía (a duo)
Sí, Lucía esa tarde estuvo un poco aburrida y a sus 15 años decidió que era divertido hacer algo para distinguirlos de lejos. Algo para usar todas las partes de la maquinita corta pelo.
Martín se sacó el gorro primero y me mostró una punta de flecha señalando hacia dentro de su cabeza, Juan hizo lo mismo pero su decoración tenía el sentido contrario.

A Lu la reté, pero a ellos el decorado les quedaba lindo, evitaba confusiones y decidí sacarles una foto. Con cámara en mano, posó primero Martín, después (ya en la foto 36 disparé dos más) una Juan y despúes los dos enfrentados. El rollo se terminó ahí. Pasaron meses hasta que lo llevé a revelar; sólo salió la foto de Martín. Es ésta.

6 comentarios:

Isil dijo...

aaiaiaiai
postea YA lo que se hizo lucia con su pelambre pubicea, plishu. Me juego lo que sea.
Martin tiene cara de pibe hiper familiar, ¿no les parece?

daniela gutiérrez dijo...

Estoy intentando hacer algo para ver cómo borrar tus comments; me desagradan bastante.

Isil dijo...

Lalalala primera enmienda de la constitución lalalalaaala

Verónica Sukaczer dijo...

Isil: me están pidiendo, con mucho respeto, que moderes tus comentarios. Aquí nos juntamos a hablar de nuestros hijos y algunos comentarios resultan chocantes. Las madres podemos decir lo que querramos de nuestros hijos, pero jamás aceptamos que los dejás digan lo que se les dá la gana.
Así con todo respeto por la libertad de expresión, tanto por el respeto al otro, te pido (y vos sabés que muchos de tus comentarios me encantan, pero en otro contexto), moderación.
Gracias

Verónica Sukaczer dijo...

¡Qué hermoso que es Martín? ¿Son gemelos o mellizos con Juan? Y me encanta esa flecha. Está muy bien hecha. Si el mayor me pidiese hacerse algo similar, no veo un motivo suficiente para decirle que no (salvo que el padre se muere :-)

Verónica Sukaczer dijo...

Perdón, se me confundió un signo, así que va de nuevo: ¡que hermoso es Martín!