21 noviembre, 2005

el sencillo secreto de los matrimonios duraderos

—Ma, ¿vos por qué te separaste con mi papá(sic)?
—porque no estábamos de acuerdo en muchas cosas, sobre qué queríamos para nuestras vidas y qué nos parecía importante
—pero eso no tiene nada que ver, ¿viste que los papás tienen que dormir juntos?
—sí
—bueno, de cada lado de la cama cada uno tiene una mesita y ahí pone sus cosas. Cada uno sus cosas de su lado ¡y así no hace falta que se pongan de acuerdo!

5 comentarios:

daniela gutiérrez dijo...

qué dulce y qué difícil se les hace,no?. A veces hay cosas que están adentro de uno, que se sienten, que no se pueden tocar y esas no se pueden poner en ninguna mesita...es triste pero el amor es una de esas cosas. El amor y/o las ganas de estar con alguien compartiendo un lugar tan íntimo como la cama no duran para siempre. Un amor que sí dura para siempre aunque a veces nos enojemos es el que tenemos con esas dulces criaturitas ....

jb dijo...

un groso! te felicito por tener un niño tan perspicaz.

Natalix dijo...

es perpicaz el niño
es difícil para todos
pero siempre pienso "podría ser peor" ¿podría estar lloviendo? no. POdría ser que no me pasara, cada vez que lo veo, agradecer haberme separado a tiempo. Pero me pasa y agradezco.

pablotossi dijo...

un capo...

basta, querida.. dijo...

este niño TIENE El sentido comùn