07 noviembre, 2005

Cosquillitas

Resulta que mi niña, Solcito, la de alitas en la foto del post anterior, decidió saltar una etapa y en vez de novio tiene un esposo.
El cónyuge en cuestión, Fer, resultó ser hombre golpeador, y en sus días malos reparte a diestra y siniestra a cuanto compañerito de jardín se le cruza. Si se cruza Sol, también recibe (y también da).
La relación viene con altibajos, justamente por estos problemas de violencia conyugal, desde hace más o menos un año. Pero el niño, que es todo un galán, la re conquista una y otra vez con palitos de la selva y palabras dulces (muñequita, amorcito, qué linda estás!).
Se comenta en el jardín que Fer se hizo zurdo, porque como están todo el día de la mano en los tiempos de bonanza, tiene que utilizar su mano izquierda para dibujar. Se sientan juntos en la salita y en el comedor, a la hora de la siesta usan colchonetas contiguas y hacen planes para encontrarse en la plaza.
En las épocas de distanciamiento, Sol, que ya es una pequeña arpía, le da celos con Franquito o con Darío, pero cuando están de buenas nos vuelve locos con Fer de acá y Fer de allá.
Un día, charlando con ella, obviamente sobre Fer, contó que jugaban y que él la corría y le hacía cosquillitas.
-Ah! te hace cosquillitas? dónde te hace, en la pancita?
-No, en la chuchi.
Una vez más, mi cabeza comenzó a funcionar a mil. Trato que tanto ella como la hermana tomen al sexo de forma no culposa, sino como una parte más de la vida, algo natural y para disfrutar. ¿Cómo decirle algo al respecto sin que se sintiera culpable? ¿Cómo explicarle la diferencia entre este jueguito de exploración infantil y un degenerado que se quiera abusar? Y como siempre, le contesté más con las tripas que con la cabeza.
-Todavía son chiquitos para tocarse la chuchi o el pito. Ahora, mientras sos chica, los únicos que pueden tocarte la chuchi son papá y mamá cuando te lavan o te limpian, o Luis (el pediatra) cuando te revisa, si alguien más quiere tocarte vos le decís que no y nos contás a nosotros. Cuando sean grandes van a poder tocarse si quieren, pero ahora no, así que decile a Fer que mejor espere y que no te haga más cosquillitas en la chuchi.
Enojada- Pero... si a mi me GUSTA!!!

Yo traté de contener la carcajada.
Gustavo todavía no se recupera.

4 comentarios:

Loca_Sola dijo...

jajaja!!. Buenísimoooo....Me hicieron reir mucho, Solcito, Fer y vos, claro... Besos!!

cp dijo...

Marce que gracioso acabo de postear también sobre el tema del cuerpo!
Yo suelo darle esa explicación a Juan sobre todo que va al primario de quienes son los que tocan esa parte del cuerpo. Me parece bien que sea claro este tema y que ellos comprendan las diferencias.
Igual te digo que me encanto! es una pioja la enana! dando escenas de celos con otro! Cómo somos las mujeres ya desde pequeñitas!

Una Pepina dijo...

Gustavo todavía no se recupera ja ja ja!!!!
Esperá a que tenga 12 para arriba y lo tenés q internar.

Josie Janeway dijo...

esta bien lo de educar sin culpas, pero que tenga bien en claro que no puede aparecer ningun profe, o vecino, o algun degenerado que la toquetee y que ella piense que es normal. O sea, me refiero a esos pedofilos que abundan.
Aunque por lo que posteas, seguramente tus hijitos no deben ser ningunos tontos!!! (y que linda esta la nena con alitas!! mariposa!)