11 abril, 2007

LLUEVE SIN NIÑOS

En Buenos Aires, en este mismo instante, llueve a cántaros. Y como decimos -y pasa- aquí, caen dos gotas y todo se inunda. Quizás sea una sudestada. La temperatura descendió y el viento lanzó el skate de los niños de un lado al otro del balcón. Ellos están en la escuela. Saldrán en 45 minutos. Yo estoy en paz, escribiendo. El almuerzo está listo.
Y como llueve, y ellos no están, me pregunto si es lícito abandonar a los niños en la escuela.

8 comentarios:

cone dijo...

yo deberia haberlos abandono Vero hoy en el colegio! tuve que salir de mi trabajo a buscarlos a los dos con dos amiguitos colados para llevarlos supuestamente a un cumpleaños que jamas pudimos llegar, porque la calle donde se festejaba estaba inundada. Asi que los tuve que dejar en mi casa con la niñera, que en este momento o bien esta colgada y atada de pies y manos o los abandono por ahi!

Alfonsina dijo...

No sería abandono, seria un caso de defensa propia.
Yo creo que ningun jurado te juzgaria por eso. Sobre todo si el jurado es femenino.

Verte dijo...

Como lícito no lo es...pero seguramente es un alivio para una.

Barbi dijo...

Siempre nos queda la fantasia del Internado, no?
yo no me siento cupable de decir que desde que volvi a trabajar, disfruto mas a mis hijos.

Capitan Burton dijo...

Por ahí dicen, aunque nadie lo creería, que lo que es lícito es el intercambio de niños. Y si no le pregunta a Pescetti.
Me dí una vuelta por este blog, aunque por el momento en nuestro hogar nuestra mayor responsabilidad es una planta que, milagrosamente, ha sobrevivido ya dos semanas.
Si logramos que sobreviva un mes entero comenzaremos a buscar el código postal de las cigüeñas parisinas.

Gragry dijo...

No te apures, capitán.
Las plantas no se mueven.
Ahora prueben con algo que se mueva, empiecen por un caracol,una tortuga, algo así.
Luego algo más rápido... Un canario, un gato. (Los dos juntos no, el gato comerá el canario, aunque sería una buena prueba por si salen mellizos)

Después la prueba de fuego: un perro cachorro. Saltarín, juguetón, rompe todo, mea todo, lloriquea a las noches, se esconde en los lugares más recónditos...

En ese momento, si USTEDES sobreviven lo pueden intentar con tranquilidad.

O pueden hacer como muchos de nosotros: dejar que la cigüeña los sorprenda y los lleve a descubrir sus capacidades ocultas. :P:P:P

Verónica Sukaczer dijo...

Gracias a todo por sus palabras de apoyo. Al final me dio como culpa -poquita- y salí a buscarlos. Tarde pero seguro. Sigo fantaseando con el internado.
Capitán: si uno se pone a pensarlo, nunca encontrará el momento indicado para tener hijos. La fantasía del hijo dista tanto del hijo real, que lo único que puedo aconsejarle es que disfrute de su libertad y del hecho de ser sólo responsable de su persona todo el tiempo que pueda. Cualquier cosa, y si quiere practicar, le presto a los míos, y seguro que deja el asunto para dentro de unos veinte años.
P.D: conozco el cuento de Pescetti. Todavía no averigüé cuál es la escuela en cuestión :-).

Alicia R. dijo...

Lamentablemente no. Mi hija va a una escuela pública de la ciudad de Buenos Aires y nos mandaron una nota donde dice que si no los pasan a buscar a horario,tratan de ubicarte. Si no lo consiguien dan intervención a los abogados del consejo del menor para las acciones que se juzguen convenientes. Creo que es más sencillo buscarlos.