10 agosto, 2007

Confiar en nuestro instinto.

Cuando me enteré de mi primer embarazo, lo primero que hice (después de morirme del susto y antes de morirme de los vómitos) fue correr a una librería y a un kiosco de revistas a comprarme cuanto material disponible había sobre embarazo, partos, educación, crianza, en fin maternidad global.
Con todo el material en mis manos y un enorme vaso de Coca cola me dispuse a leer sobre lo que iba a transformar mi vida.
Empecé por lo que yo creía, seria el material mas light.
"Ser padres hoy" había publicado un especial donde mostraba con dibujos y fotos la evolucion de un embarazo. Hasta ahí todo bien. Piesitos, deditos, el pelo, mira ya puede oír!, jaja se chupa el dedo, etc.
Casi al terminar la publicación había un apartado donde nombraban las posibles complicaciones que podía tener un embarazo. Y ahí me encontré con la ilustración más dramática de la revistita.
Era un pequeño bebe (evidentemente trataron de ser muy didácticos) expulsado del útero. Como rompiéndolo. Era grotesco, cruel sin ninguna necesidad.
Ahí mismo decidí no leer más. Ni una linea más en todo el embarazo, ni un dibujo, ni una foto, nada.
Sí, ya se que en la información esta el poder, ya lo sé, pero aveces esa misma información nos limita, nos llena de prejuicios, de preconceptos, de miedos.
Algunos años después volvió a pasarme lo mismo.
Con mi hija ya más grande, empecé a leer sobre educación, pedagogía, etc.
Todo bien con tener un mapeo de la crianza, pero que pasa con nuestra intuición, nuestro instinto de padres?
"Que a los niños hay que enseñarles a dormir solos". "Que el colecho es lo mejor para una crianza sana". "Que los limites deben ser firmes". "Que la libertad da alas y autonomía para la vida".
Basta, me cansé.
Yo quiero ser una mamá a mi medida y a la de mis hijas. No quiero que me miren como una institutriz alemana si las acuesto a las 9 de la noche, ni quiero que me vean como Courtney Love si desde el año toman Coca (sí, les heredé el vicio).
Yo soy la mamá y quiero apoderarme de eso. Quiero poder diseñar mi maternidad como creo que esta bien, como creo que les hace bien a ellas.
Me gustaría que volvieramos a escucharnos, a dejar un poco de lado la información que nos bombardea y oír lo que como mamás/papás tenemos para decir instintivamente.
Me gustaría confiar más en mí como una mamá que ama, proteje, cuida, consuela, alimenta y cría como mejor puede hacerlo. Me gustaría poder probar y equivocarme y volver a intentar.
Me gustaría tener que hacerme cargo yo, de mis errores y que esos errores sean mios porque yo decidí tomar tal o cual camino.
Me gustaría seguir mi propio instito.

9 comentarios:

WonderWoman dijo...

Sin palabras. Sos una Reina.

*cyn* dijo...

Lo que creo que el primer embarazo al ser nuevo uno necesita informarse, mamarse de todo eso nuevo. Sobre todo porque es un hijo! A mi me paso de leer mucho mucho, de escuchar tambien mucho más. Pero digamos, siempre fui mas rebelde, de hacerme yo un poco mamá de formarme yo, no tanto otros. Digamos que seguia los consejos del peditra (que por suerte es muy copado) y dejarme llevar mucho por mi.
Hace poco, bueno un tiempito mejor, me pasaron Besame Mucho, y lo dejé ahi sin leer. Cuando decidí hacerlo lo leí en dos días, me lo comi fascinada y dándome cuenta que tan errada no habia estado con muchas cosas.

Es que hoy hay tanta info que llega un momento que decimos: basta! quiero yo criarlo como quiero yo y lo siento yo!

Alicia R. dijo...

Lo peor es que la moda de los que bajan línea cambia. Cuando mi hija mayor era bebé había que acostarlos boca abajo porque sólo una pésima madre no prevenía que vomitara, se aspirara y se muriera su adorado hijo. Cuando tuve a la menor TODOS sabían que había que acostarlos boca arriba o de costado (nunca para abajo). Sólo una asesina serial podía incitar a la muerte súbita poniéndolos boca abajo. Ambas sobrevivieron :-) Un beso

Verte dijo...

Alfon, me recagaste el post. Hace días que quiero escribir sobre lo mismo.
(Todo culpa de Cyn que me pasó el Besame Mucho)

Alfonsina dijo...

Wonder, gracias!

Cyn, no tenia idea de ese libro. Voy a buscarlo. Gracias!

Alicia, tal cual. Primero una cosa, despues otra y las mamas en el medio.

Verte, perdooonnnn!!! no tenia ni idea. Cyn no me habia comentado nada... si sigo asi, me pongo un turbante, un buho, una bola de cristal y empiezo a hacerme unos mangos... beso

* Uch! dijo...

Que tranquilidad leerte, aunque en el fondo siempre supe que lo mejor es seguir el instinto pero no se puede evitar tener en el fondo de la cabeza los "consejos" con los que nos bombardean con buena y mala onda, con envidia a veces... yo al principio crei que el secreto estaba en seguir consejos pero me di cuenta que lo mejor que le puedo dar a mi hija es lo que me sale naturalmente... por suerte es una gordita feliz, extrovertida y por sobre todo buena... creo que no le estoy errando!

Verte dijo...

Para mí fue transmisión de pensamientos. Te juro, no hice a tiempo pero estuve elucubrando el post durante días! De más está decir que coincido 100%, obbbbbvio.

Antonia Romero dijo...

Pero es que aún siguiendo tus institntos no dejas de dudar, de temer, de cuestionarte... de vez en cuando.

¿O no?

Saludos

Tortu dijo...

alfonsina: vine para �c� porque a tu otro blog no me deja entrar mas, dice que tenes que admitirme y no se que mas.... te paso mi direccion de mail latortugatere22@gmail.com para saber noticias tuyas