26 diciembre, 2005

SOBREVIVIR A LAS FIESTAS

Pasa algo extraño con las fiestas. Pasa que la gente se muere, y de pronto te cambia el entorno, como si a nadie le importara con quién debías o querías festejar, y a qué tradiciones estabas acostumbrada.
Festejo Navidad desde hace sólo diez años, y todavía no me causa ninguna gracia. No estoy acostumbrada a la Navidad, no forma parte de mi herencia genética. Mi Navidad era estar en la cama mirando "Qué bello es vivir" o "Jesús de Nazareth", y molesta por tanto ruido que hasta los sordos escuchamos. La Navidad, según mis padres, era ese tiempo en que a ellos los molestaban por ser judíos y comerse niñitos católicos en su punto justo. Pero después me casé con el hijo de alguien que seguramente podría haber molestado a mis padres en Navidad, y caí al lado del pesebre sin necesidad de bautismo. Pero la gente se muere. Se murieron Oscar, y Estela (y todavía todos se siguen peleando por la herencia) y se murió la tía senil que sentaban enfrente mío y que me miraba toda la noche sin pestañear con esa mirada de los seniles, y se murió la tía alcohólica, de cirrosis, cuándo no, y se murió el papá, y los que todavía viven se pelearon entre ellos, y de pronto lo que yo conocía como Navidad pasó a ser un embrollo de desconocidos que ni siquiera quiero conocer, que se hacen regalos entre ellos, y comen lo que no cocinaron y cuentan chistes malos, y toman de más, y yo que quiero irme.
Se murieron mis bobes, y mi zeide Mauri, y mis hermanas se casaron y tuvieron hijos, y mi papá dejó de prender la radio cinco minutos antes del año nuevo, con lo que a mí me gustaba escuchar cómo iban pasando los segundos y esperar con ansiedad que te cambie el año y puedas emprender nuevos balances. Los demás no se murieron pero se fueron separando por los resentimientos y la vida y ahora uno no sabe hacia dónde encarar, y para lo único que sirve el año viejo, te das cuenta, es para comprender que vayas donde vayas, no era ese el lugar. Tal vez sufra de melancolía pero quiero volver a ese festejo en el que yo bailaba y cortábamos papelitos para tirar por el balcón, aunque entonces no tenía hijos. O necesito inventar otro festejo para crear en mis hijos recuerdos como los que yo tengo. Porque ahora... ¿qué es lo que van a recordar? Que en Navidad la casa de su abuela se llena de desconocidos a los que no les importamos ni nos importan, o que el Año Nuevo lo tenemos que compartir con amigos que no son nuestros amigos, y familia que no es nuestra familia, y el lugar es tan grande que apenas nos vemos, y los chicos felices porque están con sus primos, es verdad, pero no hay baile, no hay papelitos, no hay radio, y a las doce hay que buscarlos por todos los rincones y suplicarles que lo pasemos juntos, y todo esto, lo sé, es porque la gente se muere, y de prepo te encajan la responsabilidad de decidir tus fiestas, y uno no está preparado, no sabe cómo. Por eso las fiestas de hoy son tan extrañas. Porque vayas donde vayas, no era allá.


6 comentarios:

cp dijo...

yo tengo un recuerdo tan lindo de mi infancia en las fiestas. Eramos miles! primos y tios y abuelos y padres y realmente se disfrutaba mucho. Ahora es una tristeza. En lo de mi suegra la navidad un embole y para año nuevo siempre en mardel porque ahi lo pasen mis viejos con amigos de ellos, por lo menos esta bueno porque estoy tres dias panza arriba....pero las fiestas lindas eran las que yo tenia cuando era chica. Me preocupa que mis hijos no puedan tener ese mismo recuerdo de fiestas multiduinarias de familia, porque sera que ahora somos tan pocos?

Una Pepina dijo...

Creo que somos pocos porque la familia como núcleo social está en crisis.
Las fiestas aglutinan familias, y la mayoría está despedazada.
Por lo que las fiestas lo que ponen de relevancia son todas las carencias.
Sí, fiestas eran las de antes cuando mi mamá amasaba pan dulce para toda la cuadra, etc, etc, ....

Siempre le digo a Pepinita, mi hija, que una de las cosas que lamento es que ella no tuvo una infancia con una familia sentada a la mesa. Como yo la tuve.
Pero ése fue un tiempo de rosas...

Bataclana dijo...

a mi me gusta la navidad.Hasta hace unos años que no habia niños en la familia me parecia linda pero ahora que ya tengo dos sobrinos me parece maravillosa....y me encanta imaginar lo que sera cuando tengamos los niñossss propios.. Eso de compartir la mesa,los preparativos (salvo ir a comprar regalos que me parece estresante), esperar las doce, abrir los regalos y ver las caritas de los chicos y los no tan chicos me parece divino.Antes eramos pocos y la pasabamos re bien pero ahora somos más...Nos juntamos todos mi familia, la familia de mi marido, la familia de mi cuñado...somos muchos y eso esta bueno tambien.Es lo que elegimos todos para que todos tambien esten con sus respectivas familias. Antes cuando eramos pocos (solo mi familia) la pasabamos lindo igual. No tiene que ver con la cantidad sino con la calidad de personas qeu tenes. La podria pasar sola con mi marido o solo con mis viejos o solos con mis hermanos, solo con mis amigas y seria fantastico. Fiestas para mi es celebrar...es reunirte con la gente que compartiste todo el año momentos lindos y feos. Juntarte con algun familiar que no te bancas no tiene sentido.....no es el hecho. Por eso sean vos y tus chicos o vos Pepi con la Pepina tiene que estar bueno igual. El ritual es el mismo......lo mas importante es estar con quien uno disfruta estar y celebrarrrrrrrrrrr la navidad y la despedida de un año y la llegada del otro!!! SALUD!!

Catalina Viajera dijo...

cyn, te mando un abrazo.

bataclana, la navidad con niños es lo más.

freeshopa dijo...

la navidad no es mas que beber y comer y ya

Loca_Sola dijo...

Vengo leyendo cosas de las fiestas en blogs y tu post es uno de los que mas me gustó. Debe ser porque coincido con absolutamente cada palabra que escribís. Si, debe ser por eso.