08 septiembre, 2011

Una Bolsa de Preguntas!!!!!!


En qué tengo qué hablar?
Por qué no me entiende?
Por qué gasto hectolitros de saliva hablando sobre los valores, sobre la confianza, sobre la posibilidad de contar conmigo, cuando algo en el cole no le salga bien y al final, no me cuenta?
Por qué no me escucha, cuando le digo qué si saca una mala nota, que me avise y vemos como se hace para levantarla?
Por qué me parece que hablo, le entra por un oído y le sale por el otro?
Jeremías no me cuenta nada del cole, salvo las travesuras, ergo me da pie en esa circunstancia de hablar con referencia a como comportarse institucionalmente, chequear si registra que lo cometido no está bien, etc., etc., etc.
Podría ser que este mal que viva pontificando sobre lo que está bien o está mal?
Y si no lo hago, de que estoy jugando?
Soy la madre. No soy una amiga. No soy una compañera.
Soy la persona que en esto que nos toca llevar adelante, este remedo de familia, hace de madre y padre!!!
Me fui el fin de semana de lo más tranquila a casa de mis padres y no me contó, más bien creo que me lo ocultó deliberadamente que el lunes tenia prueba de Lengua.
Obviamente que se sacó un insuficiente.
No solo que tengo que luchar denodadamente con el tremendo displacer y desencanto que me producen sus notas mediocres, también tengo que luchar con un montón de gente que me dice hasta el hartazgo “querés que solo tenga diez?”, “deja al chico en paz, con que apruebe la materia ya está”.
 Y sí, me encantaría que tenga todo diez, porque me ha de gustar la mediocridad?
Pero también aclaro que solo con un ocho, casi que estaría conforme,
Por que tiene que ser parte de la masa, si la masa sigue nivelando para abajo?
Esta mal buscar el nivel de excelencia?
En estos tiempos en que la gente busca sacar la mayor ventaja, planes, becas, subsidios, me pregunto, es un pecado que pretenda que Jeremías no le saque el cuerpo al esfuerzo, al sudor, que tenga ganas de ser bueno en lo que hace, porque eso es sano?

4 comentarios:

Familiarizada dijo...

Lo que pasa es que la masa es pegajosa, si te roza: te atrapa. Por algún motivo que no alcanzo a comprender, los malos hábitos son más "contagiosos" que los buenos

Merlina dijo...

está bien ser exigente, porque como haz dicho, el mundo en que vivimos es extremadamente competitivo, pero tal vez los excesos hacen que se sienta presionado y no rinda.

Bueno, yo lo veo desde afuera, tú eres su madre y sabes qué es mejor para él.

me encanta el título de tu blog

madreinargentina dijo...

Yo también soy exigente con mis hijas. Pero más que exigente, intento crearles el concepto de "esfuerzo". Sudar la camiseta en pos de conseguir lo que uno quiere. Esta generación sabe poco de eso. Y para qué te voy a mentir diciendo que no me asusta. ¡Claro que me asusta! Si son tan pocas las cosas que en la vida nos salen de taquito...
Besos!

thania dijo...

Hola

Me llamo Thania y tengo que decir que me ha encantado su blog.Dejeme felicitarle, se nota que le gusta y apasiona el mundo de los niños, se ve reflejado en la calidad de sus posts.

Por otro lado,me gustaría incluirlo en mi pagina web donde desearía mucho contar con su sitio.A cambio,agradecería mucho un pequeño link,o tambien un breve artículo hacia mi web la cual estoy intentando levantar poquito a poco y como usted sabrá es difícil pero se le coge mucho cariño a cada proyecto.¿Qué le parecería?.

Un beso! y Suerte con su Blog!
Thania Borja