14 julio, 2011

Mc Donalds

Era muy joven cuando tuve a mi hija, tenía 19 años y mi esposo 23. No teníamos ni dónde caernos muertos. Angela fue testigo de todas las dificultades que debimos sobrellevar para tener la casa que ahora tenemos, fue testigo de nuestro andar de arrimados de casa en casa. Angela presenció que tanto su padre como yo, con mucho esfuerzo terminábamos cada uno la carrera, nos vio desvelarnos cada noche para entregar trabajos. Algunas veces me acompañó a clases, me vio presentar examenes y obtener buenas notas.

Pero la razón por la que Angela se siente orgullosa de mí, es que en mi época de estudiante soltera trabajé en McDonalds. Solamente fue un trabajo de dos meses, mi falta de empatía con ese payaso de pelo rojo no me permitió seguir. Pero cuando lo mencioné como un comentario sin importancia, mi niña demostraba llenarse de orgullo; les platicó a sus amigas y el dato corrió como reguero de pólvora en todo el grupo y ya nada fue igual, todos los niños me observaban con admiración, como si hubiera salvado al mundo.

Ahora sé que podría tener muchos logros más en mi vida, pero ninguno superará el haber preparado hamburguesas en el restaurante que hace sonrisas. Por supuesto me ha implorado que lo haga de nuevo, pero no deseo ir por la vida oliendo a pepinillos.

5 comentarios:

Lore b dijo...

una vez le dije a mi sobrina en su cumpleaños, que yo era amiga de una amiga que tenía una prima que era sobrina de una vecina de la hermana de una artista juvenil (ya ni me acuerdo el nombre) las nenas del cumple me miraban con respeto y algunas hasta se me presentaban!!! jajaj inocentes!!!

Familiarizada dijo...

Una amiga mía (en serio, una amiga) dice que se recibió gracias a que trabajó en McD. Ese fue el primer empleo que consiguió tras abandonar la facultad. Aguantó una semana entre hamburguesas
y retomó los estudios con renovada alegría.

Gabriela dijo...

Lore: algùn dia se avergonzaràn mis hijos, porque incluso tengo una foto sentada en las piernas del payaso.
Familiarizada: yo durè dos meses pero lo alternaba con mis estudios, abandonè el trabajo cuando encontrè uno mejor; preparar cafè es màs agradable que preparar hamburguesas.

mobtomas dijo...

Eso es ahora que para la pequeña la caja feliz es comida divertida con todo y juguete. Cuando sepa que esos alimentos rellenan arterias y no son nada saludables verá otros logros verdaderos de tu vida. (Importante: me gusta comer McDonalds ocasionalmente, tampoco les tengo tirria). Saludos.

Gabriela dijo...

mobtomas: sigo comiendo ahí ocasionalmente pero no dejo de pensar que mientras estuve ahi solamente vi que cambiaron el aceite en el que se frien las papas 3 veces, en 2 meses.