31 agosto, 2008

Intuición infantil

Muchas mujeres hacemos alarde de nuestra intuición femenina; un tercer ojo que ve detrás de las paredes, dentro de cada cráneo y dentro del corazón más hermético. He escuchado decir que "una madre todo lo sabe", y lo creo. Sabemos cuando nuestros hijos están tristes, cuando están particularmente contentos, cuando tienen miedo.

Seguramente nunca hemos tomado en cuenta que la intuición de nuestros hijos, su observación es a veces más meticulosa que la nuestra. Tal vez ellos sepan más que nosotros sobre lo que nos rodea.

Cuando mi hija tenía aproximadamente un año, ya dormía a pierna suelta; se dormía temprano, dormía toda la noche, nada podía despertarla. Vivíamos los tres en un cuartito improvisado en la azotea de la casa de mis suegros, atravezábamos por algunos problemas económicos. Cierto día ya no pude aguantar las ganas de llorar, después de dormir a Angela dejé salir las lágrimas, en silencio para no hacer ruido. Repentina y extrañamente Angela despertó y lloró junto conmigo. Simplemente no encuentro explicación alguna.

Hace un año, 5 meses y 17 días que el padre de mi hija y yo estamos separados. Mientras resolvíamos si separarnos o no, le ofrecieron un puesto mejor en la empresa donde trabaja, sólo que ese puesto estaba en otra ciudad a 3 horas y media de aquí. La situación entre nosotros provocó que él no vacilara en aceptar el puesto.

Me costó aprender a estar conmigo misma y con mi hija pero finalmente lo logré, incluso empecé a disfrutarlo infinitamente. La distancia nos ayudó a extrañarnos y recordar cuánto nos queremos; sin embargo ni la distancia ni el tiempo han hecho que yo me sienta segura de querer vivir nuevamente con él. Aún así, lo intentaré.

Hoy regresa, y me da la impresión que no regresa el mismo que se fue. Acordamos no decirle a Angela para que sea sorpresa. Pero mientras yo estoy muerta de miedo y de incertidumbre por lo que pasará, por lo que no pasará, Angela está particularmente contenta y no puede dormir, como si supiera que hoy a la media noche llega su padre, y que llega para quedarse.

No dudo que en el fondo sepa.

Escribo este post en vivo, mientras lo esperamos; las lágrimas me hacen ver borroso lo que escribo y Angela está distraida con la televisión, pero no dudo que que se haya dado cuenta de que estoy llorando y no me dice nada para no desconcertarme.

Hoy mientras estemos durmiendo (si es que logramos dormir) llegará Él. Cuando despertemos ya nada será igual a hoy, ni siquiera igual que antes de que se fuera. Y Angela... ella lo sabe.

4 comentarios:

LadyPaula dijo...

No me queda claro si te separaste o no finalmente. Pero si no fue asi, solo el tiempo dira si la relacion renace o si solo permanecen siendo padres.
Recuerda que siempre seran padres de esa niña, unidos por ella hasta el fin de sus dias, pero no atados a vivir juntos toda la vida.
Al final que nada esta escrito, solo el tiempo lo dira.
Cariños, te leo.
Paula

Veroka dijo...

Los chicos saben mucho más de lo que nosotros creemos. Hay que escucharlos con mucha atención.

Gabriela dijo...

ladypaula: agradezco que te tomes el tiempo de leerme. Sí me separé del padre, durante un año y medio, él se fue a otra ciudad y eso ayudó a tomar más fácilmente tal decisión. El día que escribí el post él estaba por regresar para siempre, con el acuerdo de estar juntos de nuevo, volver a intentarlo.

veroka: estooy totalmente de acuerdo contigo, a veces no nos damos cuenta de que ellos registran todo en esa cabecita y te lo hacen saber en el momento menos esperado.

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Gabriela: gracias por estas letras salidas de tu alma.
Me conmovieron. Ver el esfuerzo que harás por intentar de nuevo, por la felicidad, por Ángela...

Yo te deseo lo mejor, porque retomar es muy valiente...Hablen mucho: por algo se habían separado.
Dense tiempo, Gaby.

Soy maestra de nenes de 7 años y sé lo que es esa mirada fraanca hacia la vida. Ellos no tienen disfraces.
Preguntale a ella qué piensa y si es feliz, y preguntátelo vos también.

Este abrazo fuerte desde Buenos Aires, que no es tan lejos... cuando el sentimiento une.

Cariños!
Ferip
Después visitaré tus otros blogs ♥