16 mayo, 2008

S.O.S MADRE EN APUROS

Por una suerte de convicción personal, en mi casa no existe la televisión. Por ello he recibido críticas y aplausos.
Detesto profundamente la idea de pensar que mi hijo quede en casa, con su niñera y por comodidad, sea sometido al descerebrante proceso de "mirar la tele". Mas allá de la violencia, mas alla de la sexualidad subliminal o no, del contenido televisivo, me enferma el estado de alienación de los "televidentes" y lo monotemático de su charla.
Por ello, Jere ha desarrollado una fantasía increible. Ciudades fantásticas, monstruos, dragones, dinosaurios, escobas voladoras son el pan de cada día, a partir de cajas de remedios, trapos de piso, escobas y pedazos de machimbre. Un cerebro encantador y fantasioso que ya lo quisieran Quentin Tarantino, Steven Spielberg o Dino de Laurentiis.
Todo pareceria estar fantástico, no? Sin embargo el abstracto y fantástico mundo de los números, los increíbles procesos de la suma y de la resta, parecieran ser "herméticos" o estar "encriptados" para el proceso de incorporación, comprensión y resolución de Jere.
He utilizado material concreto, fósforos, pero se han convertido en puentes y calles. He usado circulitos de goma eva, que rápidamente se transformaron en naves extraterrestres.
En síntesis: a) está bien desarrollar la fantasía en un niño?, b) esta bien no someterlo al influjo idiotizante de la T.V?, c)como hago para enseñarle a sumar y restar?

8 comentarios:

Ruth dijo...

Pues yo te aconsejo que, simplemente, le des tiempo. Las matemáticas no se pueden aprender (como ninguna otra cosa, pero los procesos abstractos aún menos) hasta que su cerebro esté listo, y, obviamente, el de tu hijo necesita un poco más de maduración. No todos los niños evolucionan igual. Sigue haciendo lo que hasta ahora, sin desesperarte, y algún día hará "click".
No creo que su imaginación tenga absolutamente nada que ver con sus "problemas" para sumar y restar. De hecho, son capacidades que están en hemisferios distintos, nada que ver.
Enhorabuena por el pequeño Spielberg, piensa que algún día te hará rica y pagará a un contable que le lleve las cuentas.

Ivana Carina dijo...

Vamos por partes...
a) y b)
Está muy bien desarrollar la fantasía de un niño, sin por ello eso lo margine del grupo de amiguitos que SI ve televisión y el espectro es más amplio...., ya que no todos los niños en sus hogares tienen la costumbre de desarrollar la imaginación, ya que muy bien decís, las mamás y los papás trabajan y las niñeras no cumplen su función, porque no están preparadas para ello (si nos remontamos a lo que significa ser una "niñera")
La televisión idiotiza a un niño si está 8 horas mirándola y "su mundo" está basado en lo que ve y no en lo que debería ver.
Y ya seee.... muchas de mi generación (tengo 38 años y un retoño de 11) prácticamente no veíamos televisión - al menos en mi caso particular, y no es porque no tuviera tele, si no que me gustaba jugar con mis hermanos y amigos - y tan mal no terminamos... creo yo! jeje...
Ahora.... soy docente por vocación (electromecánica de profesión) y el mundo de las matemáticas es fascinante.... pero si no les gusta a los chicos, no hay método que sea infalible para hacer que "amen" las matemáticas.
Yo, particularmente probaría lo siguiente:
En su imaginación, que cada uno de sus personajes fantásticos se relacionen con la matemática...
Vos comentás de ciudades fantásticas, que aprenda a sumar contando los edificios que necesita hacer para construir la ciudad. Los monstruos y dragones, que en sus luchas relacione cuántos se "mueren" o pierden las batallas restando cuantos dragones quedan después de pelear....
Y así, tratar de conjugar esos mundos y fantasias, con los números y las operaciones matemáticas....
No sé! Soy mamá de un retoño que las matemáticas le gustan pero le cuestan (casa de herrero cuchillo de palo) y he tenido que inventar cómo hacer para que entienda....
Y aunque estoy "retirada" de la docencia activa (estoy en whhelchair/sila de ruedas y ya no estoy para esos trotes, jeje!), enseño en casa y te aseguro que hay niños que no se si idiotizados por la tele o no, las matemáticas son su peor enemigo!
Uy! Sorry! Me extendí demasiado..., es que el poder de síntesis no es mi fuerte! Jeje!
Un beso y suerte! :)

Ross dijo...

que tal contar dragones moustros y heroes perdidos para restar ?

si vive en un cunto .. pos contarle cuentos con hostorias donde pueda relacionar los moustros ...

contemos brincos en el sofa...

o globos secuestrados donde la resta es triste y la suma feliz...

Gabriela dijo...

Hola Carmen. Todas sabemos que los niños aprenden jugando. Los juegos que mejor desarrollan las habilidades matemáticas son los rompecabezas y el dominó (sin apuestas, jeje). No le digas que eso le ayudará con las matemáticas, simplemente juega con él. Esto no garantiza que le gusten pero se le facilitarán. Inténtalo Carmen, te sorprenderás. En un futuro ya mas lejano pueden intentar con el ajedrez, y si las figuras son fabricadas por ustedes resultará mas emocionante.

Verónica Sukaczer dijo...

Carmen: enseñarles matemática no es una tarea tuya excluyente. ¿Qué pasa con su maestra? Eso es algo que tienen que trabajar escuela y hogar juntos. Es la maestra (y el resto del equipo docente) la que tiene las herramientas y conocimientos para saber por qué un chico no aprende una cosa sí y otra no. Pero seguro segurísimo totalmente no tiene que ver con su fantasía.
Tampoco tiene que ver su exceso de fantasía con la ausencia de TV. Encontrarás muchísimos niños con un caudal de fantasía y juego inagotable (los míos incluidos) que sí tienen permitida la TV, y que incluso miran más TV de la que "los especialistas" recomiendan. Nada idiotiza a alguien que no es idiota, que tiene a su alrededor el estímulo, la compañía y las herramientas necesarias para crecer y desarrollarse. De la misma manera, nadie que tenga comida en un plato (por más que sea lo que más detesta en el mundo) se muere de hambre.
En lo personal, yo no estoy de acuerdo con anularles la TV (sí con controlar tiempos y qué miran) porque viven en un mundo en donde la TV es parte fundamental, y necesitan ser parte del mismo. A menos que vivieran en una comunidad donde todos los otros niños tampoco tuvieran televisión (y a eso se lo llaman, en general, secta). No estoy a favor de las prohibiciones totales y sí de una libertad "controlada" como padres que somos. El resto... cada niño tiene sus tiempos, su personalidad, su inteligencia, su imaginación, etc, etc.
Como me decía el pediatra cuando yo me preocupaba en exceso porque mi hijo no caminaba a la edad en que debería caminar: "¿viste algún chico de 10 años que no haya aprendido a caminar, si puede hacerlo?".
En fin, nos angustiamos igual, pero los chicos, de alguna manera, crecen a pesar nuestro :-).

Veroka dijo...

ni tanto ni tan poco, un poco de tv no viene mal, tampoco criar niños burbuja, no?
Las mates bueh, son una tortura, pero creo que lo menos pesado es llevarlo a la vida cotidiana , como para darle algún sentido: contar cuantos platos necesitamos para poner la mesa, según la cantidad de comesales, cuantos autitos poner en cada fila, bah ejemplos pavos pero cotidianos.
Y la maestra que aparezca...

Fede y mamá Jesi dijo...

No me parece que tenga que ver una cosa con la otra. Simplemente no tendrá facilidad para la matemática, nada más.
Y tampoco me parece que la tele sea "descerebrante". Yo miraba tele hasta las 3 de la mañana y soy ingeniera. Tan descerebrada no soy, creo.

Es cuestión de paciencia, de a poco va a aprender, según sus tiempos.

Besos

¡Dios mio! dijo...

Interesante blog, que no conocía, tomaré nota para cuando me toque, jaja, qué miedo.