11 abril, 2006

La decisión más difícil

Tengo 37 años, dos hijos con el mismo esposo, y una fertilidad rápida y precisa. Las tres veces que quise quedar embarazada, fue así y listo. Un sistema express.
En relación a esto tengo que decir que me encantan los chicos, que siempre me han gustado. Desde pequeña he querido estar rodeada de niños. Cuidaba a mi prima. Animaba cumpleaños. Era la niñera perfecta en cada reunión en la que hubiera un bebé. Cuando crecí empecé a creer que era Mafalda, pero seguía sintiendo como Susanita.
Esperaba tener cuatro propios, y eso me confimó un vidente al que visité una vez, más por curiosidad que por creencia. Dos varones, dos niñas, dos abortos. He cumplido con lo de los dos varones y un aborto espontáneo. Pensar que según el destino me quedan aún otros tres intentos, es como demasiado.
A eso quiero llegar. Sé con el corazón, con el mismo sentimiento con que supe que quería hijos más que nada en el mundo, que no quiero tener más hijos. Que cerré la fábrica. A dos manos, digo yo, dos hijos. Soy madre a tiempo completo y recién ahora empiezo a recuperarme a mí misma. Y estoy cansada. Y los bebés son hermosos pero verdaderamente molestos. Y mi cuerpo ya no es el mismo que el de hace siete años y dos cesáreas. Y mi esposo no quiere con total certeza. Sé todo eso y entonces... ¿por qué estoy aquí escribiendo? Sé que no quiero tener más hijos ahora. Pero estoy segura de que el día de mañana lamentaré no haber tenido otro. Bromeo con que me gustaría tener, ahora, uno ya criado. Fantaseo con la adopción... ¡Pero no quiero! No quiero empezar de nuevo. Ser esclava de un neonato, perseguir a un deambulador, volver a hacer papillas, cambiar pañales, lavar vómitos, enseñar límites, hablar en diminutivo, regresar al jardín, quitar todos los adornos, tapar los enchufes, preocuparme por si alguien fuma, por si hace frío, cargar el bolso con todo, no poder hilvanar dos frases seguidas, no salir, estar pendiente de esa otra personita, lidiar con los celos fraternales, perder mis espacios, preocuparme a muerte por un resfrío. No quiero. Lo siento en las entrañas. Tengo dos hijos hermosos, sanos, inteligentes, incansables. Y tengo 37 años... tendría que ser ahora... y ahora no quiero. Es la decisión más difícil que he tenido que tomar, porque tiene fecha de vencimiento.
Oh, lo sé. Debo estar escribiendo esto porque mi mejor amiga tuve una beba. La primera. Y yo la tuve entre mis brazos al segundo día, y luego la entregué a la madre con total felicidad de saber que no era yo la que tenía que llevármela a casa. Entonces está decidido: no quiero más.
¿Y si quiero..?

12 comentarios:

El Bambi dijo...

Todo lo que decís es cierto. Yo tengo dos hijas, una de dos años y otra de dos meses. Todo me cuesta una enormidad, sobre todo desde mi condición de hombre de la casa. Mi mujer toma todo con una naturalidad admirable, y tiene la paciencia que yo a duras penas consigo por momentos.

¡Pero quiero tener más hijos!

Sé que el tiempo me devolverá todo lo que di en esta etapa, todas las renuncias que hago por ellas, todos los partidos que no juego por ellas, todos los libros que no leo por ellas.

Todo lo que uno da vuelve, eso me han enseñado mis 35 años. Y también tengo 4 hermanos y soy feliz de tenerlos, lo cual me hace pensar que mis hijas serán felices también si les doy más hermanos.

Saludos.

la pequeña padawan dijo...

yo difiero de bambi... más hermanos no significa más felicidad. un hermano es una excelente medida, creo. te enseña lo que necesitas saber -que no estás solo en el mundo, que hay que compartir, etc.- y le permite a tu madre repartirse y aún así tener algo de vida para ella. de pronto es el comercial el que te dice que hay que tener más y más -dinero, niños, éxito- pero si en tu corazón sabés que no tenés ganas de seguir en eso pues no te afanes... en unos años, cuando te vuelvan las ganas, estarás a punto de tener nietos. y a ellos podrás disfrutarlos sin romperte el espinazo tratando de educarlos. saludos...

jb dijo...

qué difícil. yo tengo 28 años y dos hijos y la gente se empeña en preguntarme si quiero más: no puedo contestar. roberta tiene 1 y dos meses y me mata con su deambular, de sólo pensar en un bebé me da alergía pero de sólo pensar en no tener más, me da una tristeza infinita.
un hermano es poco pero también es suficiente.

quise decir: te acompaño en el sentimiento.

jb dijo...

qué difícil. yo tengo 28 años y dos hijos y la gente se empeña en preguntarme si quiero más: no puedo contestar. roberta tiene 1 y dos meses y me mata con su deambular, de sólo pensar en un bebé me da alergía pero de sólo pensar en no tener más, me da una tristeza infinita.
un hermano es poco pero también es suficiente.

quise decir: te acompaño en el sentimiento.

Antonia Romero dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo tuve que hacerme la misma pregunta a la misma edad (ya tengo los cuarenta)y, aunque me costó, la respuesta fue no.
Me encantan los niños, pero tuve que decidir si tenía derecho a ser yo misma también y me salió que sí.
No me arrepiento.
Suerte.

Antonia

Mumimamá dijo...

yo tengo a Santino de 16 meses, y la idea de tener otro me da vueltas constantemente... pero mi marido tiene dos hijas de su matrimonio anterior, así que el tema es más complicado... Yo soy una mezcla de susanita, mafalda y libertad. Y si, la ambiguedad es parte de la vida de madre!!

lolamaar dijo...

JB!!!! Tenés 28. Podés disfrutar por muchos años más a Roberta y Simi y cuando quieras empezar de nuevo, podés hacerlo, en cinco años, en seis, incluso en diez. Mi hermana tuvo a su beba a los 38. Eso es bueno, podés elegir de nuevo cuando quieras, todavía con mucha libertad. Recuperarte de estos dos primeros y volver a cargar las pilas. O no.
Verónica, muy lindo post. Si no querés no querés, aunque a veces sea raro renunciar a un deseo que parece siempre estuvo no?
Igual, también tenés tiempito.
De acá a tres años, tranqui.
Besos
LM

cp dijo...

Uy Vero que dilema! yo siempre pienso que con mis 33 cerre la fabrica! pero yo siempre quise una nena! y siempre digo que si alguien me asegura que voy a tener una niña quedo embarazada ya! adoro a mis hijos con el alma, pero juro que daria cualquier cosa por una niña pero la verdad que intentar y saber otra vez que viene toda esa movida que vos contas digo rapidamente que no! Mis niños con casi 7 y 3 ya han dejado todos los inconvenientes de bebes y creo que no tengo ganas de otra vez estar en la movida. Igual Vero todavia tenes un par de años mas. Una amiga tuvo su bebe a los 38 y ahora ya esta buscando para quedar nuevamente! son decisiones dificiles te entiendo, ojalá lo que elijas sea lo mejor!

Blond Kitty dijo...

Bueno acá va mi aporte...primero con respecto a los hermanos...yo tengo dos hermanas maravillosas, mayores que yo, una me lleva 5 años y lotra casi 2...las amo y no me imagino mi vida sin ellas a mi lado...somos la tríada perfecta...me divierto tanto con ellas, pero tanto...no podría pensar siquiera en la posibilidad de no tenerlas...
Con respecto a la mternidad, es un tema que me atraviesa de par en par...sonará feo pero estoy convencida de que no quiero ser madre...(o quizás intento convencerme de ello debido al miedo que tengo de hacer sufrir a un hijo mío)...Ser madre es un deseo que nace con mucha fuerza desde adentro...debes estar cansada...pero como alguien dijo por ahí...todo lo que damos se nos devuelve en alguna medida....quizás no sea otra vez tu momento...o quizás si...a veces, los momentos llegan sin que nosotros les pongamos fecha...

STiRER dijo...

No lo haga.

lunanueva dijo...

Hay tanta idealización en torno de este asunto... Para mí no fue fácil parar en uno; lo tuve a los 24 y estuve 7 años indecisa, hasta que definí el NO y me sentí en paz. Nunca me arrepentí, nunca pensé en cambiar la decisión. Tener hijos no es un asunto de cantidades, insume energía, tiempo, requiere postergaciones, sacrificios, esfuerzos interminables... Hay que estar en condiciones de hacerlo con alegría, y sin pasar factura a nadie. En otros tiempos, cuando de las mujeres se esperaba sólo lo que transcurre dentro del ámbito de lo doméstico, podía considerarse el asunto de tener varios hijos de otro modo. Pero ahora, cuando lo doméstico es apenas una parte de nuestro mundo y nuestras vidas, y una parte por cierto insuficiente para colmarnos, no podemos plantearnos la decisión en los mismos términos que entonces, me parece.

Turca dijo...

Totalmente identificada, Vero! Tengo 37, a Lula de 6 y a Valentino de 2. En este momento digo que no, que me quedo con dos. Mi marido quiere más. Para que se tranquilice por un tiempo, le dije que cuando Valen cumpla 3 volvíamos a hablar. Pero hacen unos días pensaba que el momento es ya. Que más de la diferencia que se llevan ellos me parece mucho... Qué se yo... Es un tema.
Por ahora me quedan 4 años más de DIU, je. Así que, por lo menos en ese aspecto, tengo tiempo. Y por otro lado, estoy retomando mi trabajo recién ahora, y volver a parar no está en mis planes por ahora...

Muy buen post, para mostrárselo a mis amigas y demases!

Beso.