13 diciembre, 2007

VOLVÉ, VOLVÉ QUE TE QUIERO

Esta semana se fue de mi vida la persona más importante.
No me separé. No se fue del nido ningún hijo. No perdí a una amiga. Ni a un maestro. No falleció ningún familiar anciano.
Se fue la chica.
En once años de casada he tenido cuatro empleadas domésticas. Yo creo que es un buen número. Que habla de una buena relación empleada-empleador. La primera estuvo varios años y se fue a trabajar a EE.UU. Gana más que mi marido y yo juntos, se compró un auto, me llama para mi cumple y cuando viene a la Argentina me trae remeras de Gap. La que le siguió se volvió a su provincia porque se cansó de Buenos Aires. La anterior-anterior se puso un negocio en la casa. La anterior decidió que iba a quedarse n su casa a cuidar a su hija. Es decir, todas se van de mi casa para mejorar. Las inspiro yo. Por eso últimamente tuvimos varios cambios. Pero la última dijo que estaba todo bien, que se sentía cómoda. Y de pronto, cuando ya llevaba media hora de retraso, me envía un mensaje de texto: "no me esperes, no voy". Y como en dos semanas de prueba había venido un día sí y un día no y me había discutido que le había pagado mal y al ver las cuentas tuvo que retractarse, le dijo que así no, que me manejen no me gusta, que iba a buscar a otra persona. Pero no hay. No hay otra persona en mi futuro inmediato. Así que aquí estoy. Sola. Abandonada. Perdida.
Me cansé. No tomo a nadie más. Viene el verano y quiero salir a pasear. No puedo dejar sola en casa a alguien que no conozco. Y además vienen sólo dos veces a la semana y cuatro horas cada vez. Es poco. Lo que hacen ellas lo puedo hacer yo. Ya lo hice cuando me casé y hasta con cinco meses de embarazo. Los viernes barría y fregaba y limpiaba y planchaba y aspiraba. Hasta que la panza no me permitió inclinarme más sobre la bañadera.
Ahora no tengo panza (bah, mejor no hablemos de ese tema) y puedo hacerlo. ¡Qué fantástica la libertad! No esperar a nadie. No importarme si falta. No sentirme incómoda en mi propia casa en presencia de una extraña. Lo hago yo. Todo.
Y así quedé.
No se puede ser madre, y empleada, y administradora de hogar, y escritora, y tener tres blogs, y estudiar logogenia. No, no se puede.
Igual me dije que no iba a hacer todo junto como antes, por la ciática más que nada. Que cada día iba a hacer una parte. ¡Pero esa parte me lleva todo el día! Y termino fundida, transpirada, olorosa, histérica. Me levanto y hago las camas, y junto la ropa, y pongo a lavar ropa, y lavo los platos de la noche, y hago las compras y voy preparando el almuerzo. Busco a los chicos al mediodía. Y después lavo otra vez los platos, y ordeno la cocina, y saco la ropa del lavarropas y la pongo en el secarropas. Y me ocupo de algo mío. Y después hago los dormitorios. O los baños (como hoy). O la cocina. O el comedor y el pasillo y los adornos. O la oficina. O el balcón. O plancho como dos horas y el vapor me ayuda al cutis. Y cuando termino me quiero bañar con lo cual pierdo más tiempo. Y hay que llevar a los chicos a sus actividades. Y me quedo a esperarlos porque el tiempo no me da para regresar a casa y volver a buscarlos. O a algún cumpleaños. Y ayudarlos en las tareas. Y al volver pelear para que se bañen. Y empezar a preparar la cena. Y juntar los juguetes de todo el día luego de gritar como una desaforada para que los junten ellos. Y llega mi marido. Y seguro faltan huevos o una cebolla. Y para mañana necesita la única camisa que no planché. Y todo lo que ordené y limpié está otra vez desordenado y sucio. Y no escribí nada. Ni leí blogs. Y menos que menos escribí en mis blogs. Y lo único que pienso es en ir a dormir. Acostarme. Hacerme masajes. No escuchar a nadie. No ver a nadie. Tomarme un Valium.
Se fue la chica.
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Ayúdenme por favor!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

9 comentarios:

Ruth dijo...

No tengo palabras. Me he cansado sólo con leer todo lo que te cansas tú.
Yo que tú, en lugar de una chica me buscaba un chico, así por lo menos alegras la vista mientras limpia.
Y digo yo: ¿el marido no te puede ayudar en algo? ¿No podéis hacer la limpieza los fines de semana y hacerlo todos juntos?

Veroka dijo...

No planches, Vero es una pérdida de tiempo. Yo desistí, a menos que sea una prenda que si o si deba planchar.

Anónimo dijo...

probaste con un lavaplatos? es una masa, metes todo adentro, te quedan las mesadas recogidas y en 1 hora esta todo limpio otra vez, listo para llevar a la mesa para cenar. y por la maniana la cocina no es un asco a la hora de prepararse un cafe!
la inversion vale la pena!

Carmen dijo...

Hagamos un club de "las abandonadas por las emples". HARRRRRRRRRRRRRRRRRRTAAAAAAAAAAA!!!
pretenden sueldos gerenciales y se van por que pedis que pasen el plumero a las telarañas. Vivo en Misiones y hay muchísimas de Paraguay. Cruzan la frontera, dejando novio/marido allá y compran celular, y despues comienzan los suspiros, los mensajitos y las lágrimas por las saudades por el "hombre abandonado". No importa que el susodicho las tenga en la absoluta miseria y atadas a la pata de la mesa y con el bombo lleno cada 10 meses. NO ENTIENDO! ME SUPERAN!

Lore b dijo...

y si tomás a alguien para que planche?, por ej. 3 hs los viernes...el sábado te ponés lo que querés y el viernes a 1º hora lo único que está limpio y algo a al moda....jajaj...les enseñás a los chicos a "estirar las sábanas antes de lavarse los dientes"...vámonos todos a un spa!!!jajaj

Verónica Sukaczer dijo...

Ruth: el marido hace lo que puede, teniendo en cuenta su genética... Por un lado lava los platos una vez a la semana y me dice: "TE lavé los platos" (como si fueran míos) y por el otro deja los calzoncillos tirados por todos lados. Pero a su favor tiene que vuelve tarde y cansado de trabajar. En su contra que, como todos los maridos, considera que lo que hago yo "no es un trabajo".
Veroka: ¡sólo lo indispensable! Camisas y pantalones para ir a trabajar y remeritas. ¡Pero igual es un montón!
Anónimo: mi inversión del 2007 fue un secarropas. En mi casa no se seca la ropa y por lo tanto no podía seguir lavando porque no tenía dónde tender, y además la mitad ya sale sin arrugas. La inversión del 2008 acaba de ser una aire frío-calor. Así que el lavaplatos no va por ahora.
Carmen: ¡gracias por el apoyo!
Lore B.: ¡el problema es que no conozco ni me recomiendan a nadie!

Gracias a todas por su apoyo moral. Me voy a pasar la aspiradora.

atila dijo...

Antes se alborotaban con la primavera! ahora es todo el año.
Es hora de que te ¡alborotes! tú también. Se que es un consejo deshonesto,pero es lo mejor que puedo decir, date ese permiso.
Eres ya perfecta, si puedes hacer todo eso, producir hijos, atendeder el hijo de otra ( puedes devolverselo a la madre) perdón se me escapó.
Veo luchar a mis compañeras con maridos, hijos, trabajo y los hijos de otros, esos que atendemos ( por profeción, somos enfermeras, las otras se divierten un poco), y como si eso fuera poco, tienen que tener la actitud perfecta en el trabajo, con la vida,con los maridos propios, hijos propios o prestados de matrimonios anteriores, me olvidaba de las suegras, lo siento soy soltera. Realmente el labarropa es lo de menos, ¿se vieron como mujeres maravillas?
Pues yo si las veo, se tiñen para ahorrar, cortan el pasto, limpian, y trabajan y estan dispuestas para un buen sexo que no llega, ya sea porque está cansado o porque lo tuvo con otra. Señoras son especiales, portensén mal, muy mal, es hora de excitar la indignación,y promover sentimiento de protesta. ¿Qué pueden perder?
Ya tiene independencia, y son mayoría. Los mantienen, pagan las cuentas, llevan las cuentas, y se ven monas.
Esto jamás lo diría a vos en cuello, lo digo con seudónimo.
Pero eso no quiere decir que no lo vea.
Y encima les regalan electrodomésticos para las fiestas, una cena ocacional y con suerte arrumacos.
Yo propongo la revelión.
Esto está que arde. ESpero que nolo tomen a mal...
Pero si al pie dela letra.
Jamás diría cuanto las quiero y las admiro, espero que esto se quede como secreto.

MFZ dijo...

Vero, ESTOY IGUAL, Y con un niño de 2 años q parece dinamita. Volvi de vacaciones (vacacioneS???) con la columna reventada y las pantorrillas musculosas de correrlo por la arena, mientras el papá se dedicaba a recordarme que... "ALLA VA TU HIJO". Por suerte ademas de llenar de arena cabezas ajenas, soñar con baldesitos vecinos, y tener alguna extraña fijacion con las tiras de los bikinis, no le gustaba meterse solo al agua. Que paz, por lo menos no hay q preocuperse de las olas, y el posible ahogamiento.
Ahora, empezamos el año. INTENTO recuperar habitos alimenticios, horarios etc... PERO COMO SIN UNA NIÑERA???... La candidata q debia entrevistar hoy "resulta que prefiere quedarse en su casa a descansar". Felices las q pueden.

Anónimo dijo...

jajaa..nunca leí este blog..Ya me estoy haciendo adicta a los blogs de Vero!!
jaja.Que boluuuda soy..me pase el mes de enero haciendo todo lo que ustedes dicen que NO se debe hacer..lavar, cocinar, planchar,limpiar pisos y encima quejarme porque YO lo hago mejor que la empleada que boluuuudaaaa..
buahhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!!!!!
pato salas