03 mayo, 2006

YO AMO A MI MAMÁ

Lo tengo que decir, aunque provoque escozor en la comunidad psicoanalítica entera: extraño a mi mamá.
Mis viejos se fueron a Europa durante un mes. ¡Un mes entero! Treinta días. Mientras escribo calculo que deben andar por Viena, con los pies rotos y el alma hinchada.
Más allá de que estén en Europa (el sentimiento sería el mismo si estuvieran en Miramar), tengo que decir que yo vivo enfrente de la casa de mis padres. Justo enfrente. Desde mi cuarto piso veo su segundo piso, y cuando las dos estamos en nuestros respectivos balcones nos saludamos como adolescentes y mi madre, aprovechando mi talento en lectura labial y mi buena vista, inicia conversaciones. Siempre bromeamos con que tendríamos que atar un cordón con una canastita entre nuestros balcones, para poder pasarnos cosas. Igual no hace falta. Ella no viene casi nunca a mi casa, pero yo cruzo casi todos los días.
Lo de casi todos los días ha tenido sus altibajos. Cuando recién me casé y me sentía sola en casa, y cuando tuve a mi primogénito y me sentía sobrepasada, cruzaba a su casa y me instalaba todos los días. Tengo una buena excusa: en verano ella tiene aire acondicionado y yo no. En invierno ella tiene calefacción central y yo un par de estufas. Cuando nació el menor, lo cruzaba para ir a buscar al mayor al jardín, y ya que mi bebé estaba allí, terminaba almorzando con ellos todos los días. Pero luego tuvimos varias peleas y me dí cuenta de que la culpa era mía, mía y mía. Si yo no ponía distancia, si le permitía ser parte de mi vida y mi familia en forma diaria, no podía impedir que luego ella opinara, decidiera, criticara, etc, etc. Ahora yo también era madre y no deseaba compartir mi maternidad. Pusimos días. Iba a su casa tres veces a la semana, desde el almuerzo y casi toda la tarde. Tuvimos otras peleas. Decidimos que lo mejor era que los chicos fueran a almorzar a su casa, se quedaran por la tarde, y yo aparezco ahora para tomar un té a la hora de retirarlos. Como no tengo empleada con cama, la única ayuda con la que cuento -en relación a los chicos- es la de ella. Si no fueran a su casa, yo no tendría ni un minuto para mí (mejor no hablemos de mi suegra).
Bien, no tengo ni un minuto para mí. Y la extraño. La extraño y la necesito. La extraño porque he podido construir con ella una buena relación. La necesito por lo que ya saben.
Yo la odié, por supuesto. Durante mi adolescencia, ella fue el monstruo que poblaba mi realidad. Era la persona que no me permitía ser, expresarme, sentir. La que decidía por mí según sus extraños cánones de lo que era mejor. Era la persona que tenía que odiar, y matar, metafóricamente, claro está, si quería ser alguien. Yo misma. Supongo que si sigo viviendo enfrente de su casa es porque lo logré a medias. En vez de matarla, la hice agonizar un poquito. Salí de la adolescencia a tropezones y lo que siguió no fue tan fácil ni mejor. Pero allí estaba ella. Encontré una amiga. Alguien con quien podía hablar. En más de una ocasión fue mi salvavidas y siempre, pero siempre, mi confidente. Lo que no sabe ella, no lo sabe nadie. Mi marido a veces la cela. Dice que yo no le cuento cosas a él porque ya se las conté a mi mamá y con eso me basta. Y tiene razón. Con mi mamá no tengo que ser ningún personaje, ni la buena amiga comprensiva, ni la esposa dedicada, ni la madre perfecta, ni la profesional exitosa. Con ella puedo ser hija. Con todos mis defectos que por supuesto me mostrará. Pero he aprendido a no hacerle demasiado caso. Con ella me río de los demás sin miedo a quedar mal con nadie. Con ella hablamos pestes de todo el mundo y sabemos que no hay peligro, que quedará entre nosotras. A ella le consulto algunas cosas y le pido opinión para muchas otras, aunque decida no seguir su consejo. A ella la llamo para las emergencias y los problemas de último momento. A ella le pido dinero prestado cuando no llegamos a fin de mes. Con ella lloramos los peores desastres familiares y compartimos los dolores más profundos.
Uno de los grandes aprendizajes que hice en mi incipiente madurez, fue que después de todo ella no tenía la culpa. Que realmente había hecho lo que creía mejor, como lo hago ahora yo con mis hijos. Con todo el amor del mundo. Y que no pudo no equivocarse porque de eso se trata la vida. Que alguien tenía que decidir, criarme, cuidarme. El día que supe que la culpa no era de ella, y que a partir de entonces la responsabilidad era mía, que yo era la dueña de mi vida, fue que maduré, me hice mejor persona y pude enfrentar mejor lo que me sucedía. Cuando eso sucedió, fue mi decisión continuar y mejorar la relación con ella.
A veces, en los momentos en que quiero estrangular a mis hijos, me gustaría, por un breve segundo, sabiendo que es una fantasía, que mis hijos me dijeran gracias. Gracias por todo lo que hago por ellos. Sé que es un desatino. Ellos no me deben nada. Fue mi decisión tenerlos y hacerme madre. Pero a veces... cuando estoy tan cansada y ellos tan demandantes, quisiera que se dieran cuenta, aunque ser por un segundo, de todo lo que implica ser su madre. Ser mi madre no ha sido más fácil. Y yo sé que no debo darles las gracias a mi mamá (aunque a veces a ella le gustaría). Entonces, aquí va mi homenaje: ¡extraño a mi vieja!. Y todavía faltan 20 días para que vuelva.

11 comentarios:

El Bambi dijo...

Tus hijos, creo yo, te van a agradecer cuando vayan madurando, dentro de unos cuantos años. Por lo menos esa es mi experiencia con relación a mis padres, y la que he visto en casi todos mis amigos.

daniela gutierrez dijo...

vero!!, qué ternurita. Mamá volverá y la vida retornará a ser lo que solía...YO QUIERO URGENTE UNA ABUELA PARA MI HIJA MENOR, YA YA YA YA YA, ESTOY DISPUESTA A LA ADOPCION!!

niña de las palabras dijo...

hola señoras y señoritas, ya está disponible el diccionario de las palabras perdidas en http://diccionario.wordpress.com. conózcanlo. úsenlo. amplíenlo.

jb dijo...

me sentí TAN identificada que me gustaría copiar y pegar tu post en mi blog.

sólo que yo vivo lejos y necesitaría adoptar unos abuelos.

pero mi mamá me llama todos los días.

Presilábica dijo...

Felicidades por haber dejado de echarle la culpa es lo mejor que haz podido hacer por ti, por ella y tus hijos. Espero que regrese pronto y que este mes aprendas mas cosas sobre ti, tu familia y tu independencia.

Verónica Sukaczer dijo...

¡Faltan 9 días! Llamó ayer y lo más importante que dijo fue: que me compró algo que me iba a gustar mucho :-). ¿Interesada, yo? Y no, mi vieja no adopta más hijos (tiene 3) ni nietos (7). Tiene una larga lista de pedidos de adopción (casi todas mis amigas) pero dice que conmigo es más que suficiente.
Cariños a todos. Sobrevivo.

Anónimo dijo...

Lo de extrañarla está muy bien, todo lo demás es lo que provoca más que escozor...No te lo tomes a mal, pero espero por el bien de tus hijos que se te pase.

Mami Delux dijo...

no entiendo porque le provoca escozor al amigo/a anonimo..?

yo extraño a mi madre con dolor. Tuve mi primera hija hace un año y vivo lejos de toda familia... no tengo ayuda de nadie, mi marido trabaja y yo me quedo en casa porque ponerla en el jardin me costaria mi sueldo entero y no tiene sentido financiero, ni tampoco lo queremos asi... sin embargo hay dias en que siento que me voy a enloquecer.... !! y extraño a mi mama.. la extraño porque se que nadie mas (aparte de mi marido, claro esta) va a tratar a mi hija con tanto amor como lo hacemos en casa.... mi madre se muere por mi Rosa y también me duele que ella no pueda disfrutar de esa nieta tan anhelada y tan amada... ya me gustaria a mi poder vivir de tan cerca de mi madre... que mi hija creciera y conociera a la mujer que me dio vida y a la que le debo lo que soy....

tu entrada me ha conmovido y me ha dado en el alma.... yo también amo a mi mamá

Verónica Sukaczer dijo...

Yo también creo que el usuario anónimo no comprendió el post, o se le mezclaron allí sus propios rollos en relación a su madre.
La mía, por fin, ¡volvió! Trajo regalitos y ya está abocada a su tarea abuelística.

Muchacha Ojos De Papel Higienico dijo...

y la mami es la mami! y peliadas o no siempre q no este vamos a sentir ese vacio adentro..
yo con mi vieja, soy adolescente, y nos llevamos demasiado bien, puro amor y paz.. pero cuando discutimos por algo se siente feito :S
se q puedo vivir sin mi viejo, pero sin la vieja, nunk!
ojala cuando sea grande pueda vivir enfrente de ella, jajaja
aguanta q 20 dias pasan volando!
hace q lea esto! supongo q le gustara

Sole dijo...

Yo también extraño a mi mamá y la amo. Vivimos lejos (800 km de por medio) pero hablamos todos los días y eso hace que la distancia sea un poquitín más corta, pero sus abrazos no llegan por la línea. Te entiendo y tu post me llegó al alma.